Los San Fermines, una fiesta llena de polémica

Cada año, en la segunda semana de julio, se sueltan seis toros todos los días a las 8 de la mañana en las estrechas calles de Pamplona. Varios cientos de personas partieron detrás de ellos, corriendo caóticamente durante media milla mientras la multitud observaba desde los balcones y las esquinas de las calles, y millones más en la televisión. Los más valientes, o los más estúpidos, intentan adelantarse por la emoción de agarrar a un toro por los cuernos (aunque esto está explícitamente prohibido y conlleva una fuerte multa). La pista termina en la plaza de toros de la ciudad, donde los toreros se enfrentan a los animales y luego los sacrifican.

El festival ha sido condenado, tanto por españoles como por extranjeros, por su crueldad con los animales, su atmósfera de masculinidad tóxica y un riesgo aparentemente inútil para los participantes. Pero los partidarios dicen que el encierro es una tradición centenaria y vital para la cultura regional.

Las corridas de toros evolucionaron a partir de granjeros medievales que pastoreaban a sus animales por la ciudad para lucirlos en la plaza de toros. No está claro exactamente cuándo se involucraron los juerguistas, pero las carreras en Pamplona se convirtieron en una piedra de toque cultural poco después de 1591, cuando los habitantes trasladaron la celebración anual de su patrón, San Fermín, del otoño al verano, aprovechando el clima y coincidiendo con una gran feria comercial. Hoy en día, el festival de una semana multiplica por cinco la población de 200.000 habitantes de la ciudad y potencia su economía, y los visitantes gastan un promedio de 100 euros al día.

La fiesta no es del gusto de todos: los grupos de derechos de los animales han sido un elemento fijo durante décadas. Las mujeres también han denunciado la incómoda atmósfera machista en las carreras, y muchas se han quejado de acoso sexual (a las mujeres no se les permitió competir en las carreras hasta 1974). Las carreras también son innegablemente peligrosas. Dieciséis personas han muerto desde 1910, la más reciente en 2009. 35 personas terminaron en el hospital este año después de haber sido corneadas, pisoteadas o caídas.

Los encierros en sí parecen seguras por ahora. El alcalde de Pamplona ha dicho que “no se imagina” la fiesta sin toros y, aunque está abierto a eliminar las corridas de toros, estas están protegidas por la Constitución española como parte del patrimonio cultural. Los tribunales, incluido el Tribunal Supremo, han anulado los intentos de prohibir los letales en las regiones de Cataluña y Baleares.

Related Posts

Sorry, no similar posts found.

Deja una respuesta